APPLAC

Translate

Buscar este blog

Cargando...

Clínica del Sueño de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)

Treinta y cuatro millones de mexicanos sufren trastornos del sueño.

 Treinta y cuatro millones de mexicanos sufren trastornos del sueño y el 10% de ellos ronca de forma crónica o padece de insomnio, informó hoy la Clínica del Sueño de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Del ronquido crónico derivan enfermedades como el infarto o la embolia, dijo Reyes Haro Valencia, director de la clínica universitaria.

El ronquido, junto con el insomnio, representan las patologías adultas más atendidas en las clínicas del sueño de México y de todo el mundo, pues suponen alrededor del 80% de las consultas entre ambas, en porcentajes similares, puntualizó.

Señaló que alrededor del 30% de los 103 millones de mexicanos ha padecido insomnio en algún momento de su vida, y el 10% de éstos lo hace de manera crónica y pierden cuatro o más horas de sueño cada noche, siendo una de las 20 causas de este trastorno la dependencia al uso crónico de drogas para dormir.
Leer más http://www.salud.com
AUTOR: ELENA LEON

El estudio de los trastornos del sueño es una especialidad médica relativamente joven en México. Es a partir del trabajo de René Drucker que se les ha brindado la importancia merecida. Él también ha encabezado la búsqueda de tratamientos para la enfermedad de Parkinson
René Drucker Colín es un investigador nacido en la Ciudad de México que ha destacado por su labor en el campo de la neurofisiología. Estudió biología en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), más tarde hizo estudios de maestría en la Universidad del Norte de Illinois, en Estados Unidos. En 1971 obtuvo el grado de doctor en neurofisiología por la Universidad de Saskatchewan en Canadá.
Drucker inició como pupilo del reconocido neurofisiólogo Raúl Hernández, y es partir de ese momento que se involucra en el campo de la investigación de las neurociencias, en particular del estudio del sueño, línea de trabajo que mantuvo hasta sus estudios de doctorado.
Una vez concluidos sus estudios en Canadá, Drucker Colín vuelve a México en 1971 para fundar la Clínica del Sueño, localizada actualmente dentro de las instalaciones del Hospital General. Convencido de la necesidad e importancia de formar personas especializadas en el tratamiento de los trastornos del sueño, subespecialidad de la psiquiatría y la neurología, buscó el apoyo económico y humano para llevar a cabo dicho proyecto.
Hoy, a sus 72 años de edad, ostenta el cargo de Director General de Divulgación de la Ciencia en la UNAM, además se desempeña como investigador emérito en el Instituto de Fisiología.
Las aportaciones
¿Con quién sueñas?
Los seres humanos dormimos en promedio una tercera parte del día, de manera que al cumplir 60 años habremos dormido 20 de ellos. Por esta simple razón el sueño ha obtenido en muchos países un lugar primordial en el tratamiento y estudio de los trastornos generados por la falta de éste.
El resultado de las perturbaciones generadas por la conciliación inadecuada del sueño se traducen en insomnio, enfermedades neurológicas, psiquiátricas, respiratorias, gastrointestinales, dislocación de la mandíbula, enuresis, apnea, irritabilidad, y demás; haciendo un total de poco más de 80 padecimientos relacionados con los trastornos del sueño, sin dejar de mencionar la merma en la productividad de los individuos.
Es por ello que los ciclos vigilia-sueño juegan un papel importantísimo en la estabilidad emocional, productiva y de salud en los seres humanos. Estos ciclos son regulados por el llamado reloj biológico.
Drucker Colín explica que nuestro organismo funciona en ciclos de 25 horas aproximadamente, los cuales presentan periodos de máxima actividad y otros de descanso; aunque también existen ciclos anuales encargados de regular otras funciones orgánicas.
El investigador comentó que durante un experimento se alteró el reloj biológico de un roedor, lo cual afectó notablemente sus ciclos, no obstante, fue posible comprobar que la implantación de células puede regenerar el reloj biológico, de manera que los ciclos pueden recuperarse.
El Doctor Drucker ha estado involucrado en las investigaciones sobre la función y efectos del sueño en el organismo, por lo que expresa que el correcto tratamiento de las alteraciones ha llevado a entender que es necesario respetar los requerimientos del organismo en cuanto a sus tiempos de descanso, ya que de lo contrario alteramos nuestro reloj biológico pudiendo entonces padecer algún tipo de trastorno.
Asimismo el investigador hace énfasis en el hecho de que el sueño también funciona como detector de otras enfermedades, un ejemplo es la impotencia sexual en varones, ya que mediante el periodo de sueño es posible saber si es causada por un problema biológico o sicológico.
Es con esta idea que el doctor Drucker encabezó hace 10 años la fundación de la clínica del sueño, ubicada dentro de las instalaciones del Hospital General de México. El acuerdo realizado entre el hospital y la UNAM ha beneficiado a decenas de personas, quienes ahora pueden recibir un diagnóstico adecuado para el tratamiento de sus padecimientos y no sólo una dosis de alguna droga para dormir. La iniciativa de Drucker fue más allá de plantear el proyecto y obtener los recursos, también se
preocupó por conseguir técnicos y especialistas para esta clínica.
Parkinson
El Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa y progresiva que fue descrita por primera vez en 1817 por el neurólogo inglés James Parkinson.
Dice René Drucker que una posible explicación por la cual ésta enfermedad no tenga registros posteriores a 1800 es debido a que se presenta durante la vejez, y el promedio de vida no era tan elevado como lo es ahora gracias al avance científico en materia de salud. No obstante, el 10 por ciento de los casos se presentan en adultos jóvenes situados en los 40 años de edad.
Esta enfermedad pertenece al grupo de las alteraciones del sistema motor. Los síntomas se presentan como temblor en piernas, brazos y quijada mientras los músculos se encuentran en reposo; es decir, que el temblor aparece aún cuando no es voluntad del individuo mover dichas extremidades y músculos.
Asimismo puede presentarse rigidez o endurecimiento de las extremidades o el tronco, se dificulta iniciar movimientos y mantener una postura adecuada, lo que se traduce en desequilibrio y falta de coordinación debido a la pérdida del centro de gravedad.
Drucker encontró en sus investigaciones que la sustancia negra, localizada en el cerebro, es la encargada de producir dopamina, quien a su vez la envía mediante los axones a otras estructuras, tales como los ganglios basales responsables de regular los movimientos. De manera que si la sustancia negra se ve deteriorada, la dopamina requerida por los ganglios basales ya no llega, y aparecen entonces los síntomas característicos de los enfermos de Parkinson. Generalmente los temblores comienzan de un lado del cuerpo y posteriormente se trasladan al otro.
Explica Drucker que durante algún tiempo el L-dopa, fue un medicamento de gran utilidad para los enfermos de Parkinson; sin embargo, se encontró que aunque conseguía desaparecer los temblores, debido a la personalidad degenerativa de esta enfermedad se volvía necesario aumentar la dosis cada vez, generando disquinesia, obligando así la reducción de la dosis, y en consecuencia la reaparición de los temblores. De esta manera se hizo necesario encontrar alternativas entre las que destaca el trabajo de Drucker a nivel mundial.
Drucker Colín descubrió que el trasplante celular conseguía la producción de dopamina requerida por el organismo en el momento necesario. Este procedimiento ha alcanzado eco en el tratamiento de muchas otras enfermedades y ha desembocado en otras investigaciones, tal como la reproducción de células madre.
Cabe mencionar que el trabajo de Drucker en este sentido es el primero en desarrollarse en todo el mundo. No obstante ha habido casos muy exitosos en los que el trasplante ha funcionado de modo idóneo, pero hay otros casos en los que el procedimiento no ha surtido efecto. Subraya que los pacientes más aptos para este procedimiento son los adultos jóvenes.


Buscando el bien de nuestros semejantes, encontramos el nuestro.

Twitter

El síndrome post-poliomielítico o síndrome post-polio (SPP) es el término comúnmente aceptado.

RESUMEN

El síndrome post-poliomielítico o síndrome post-polio (SPP)

es el término comúnmente aceptado para describir los síntomas neuromusculares que pueden aparecer muchos años después de una poliomielitis paralítica aguda.

La prevalencia estimada en pacientes que están al comienzo de los primeros síntomas neuromusculares de poliomielitis anterior, varía entre el 25 y el 74%.

Pacientes con SPP son diagnosticados en base a una historia confirmada

de poliomielitis paralítica, seguida de una recuperación neurológica, de parcial a casi completa, y una estabilidad funcional de al menos 15 años. Pasado este período de recuperación, aparece de forma gradual un nuevo problema muscular, un incremento de la debilidad muscular o una fatigabilidad (disminución de la resistencia) muscular anormal, con o sin fatiga generalizada, atrofia muscular,dolor muscular y de las articulaciones. El diagnóstico de SPP se realiza mediante exclusión.

Las pruebas de laboratorio son utilizadas para mostrar evidencias de poliomielitis anterior y para excluir otras enfermedades: electromiografía (EMG)revela señales de reinervación y denervación tanto en músculos sintomáticos como no sintomáticos.

Mediante biopsia muscular se descubre la presencia de fibras musculares agrupadas como resultado de la reinervación, y la presencia de hipertrofia de fibras musculares como una compensación por la pérdida de fibras musculares.

No se dispone de ningún tratamiento curativo de la SPP.

El manejo es preferiblemente multidisciplinario y presenta el objetivo de reducir el empleo de la musculatura así como establecer un equilibrio entre la demanda y la capacidad muscular.

Esto se consigue mediante la realización de ejercicios, utilización de aparatos de ayuda y mediante cambios en el estilo de vida. La etiología de SPP es poco clara. Actualmente se cree la hipótesis que las fibras musculares padecen una denervación debida a la degeneración distal de los axones de las unidades motoras aumentadas.

Revisor(es) experto(s) Dr. F. [Frans] NOLLET

El síndrome post-poliomielítico o síndrome post-polio (SPP) es el término comúnmente aceptado.

RESUMEN
El síndrome post-poliomielítico o síndrome post-polio (SPP)
es el término comúnmente aceptado
para describir los síntomas neuromusculares que pueden
aparecer muchos años después de una
poliomielitis paralítica aguda.
La prevalencia estimada en pacientes que están al comienzo de los primeros síntomas
neuromusculares de poliomielitis anterior, varía entre el 25 y el 74%.

Pacientes con SPP son diagnosticados en base a una historia confirmada
de poliomielitis paralítica, seguida de una recuperación neurológica, de parcial a casi
completa, y una estabilidad funcional de al menos 15 años. Pasado este período de recuperación, aparece
de forma gradual un nuevo problema muscular, un incremento de la debilidad muscular o una fatigabilidad
(disminución de la resistencia) muscular anormal, con o sin fatiga generalizada, atrofia muscular,dolor muscular
y de las articulaciones. El diagnóstico de SPP se realiza mediante exclusión.
Las pruebas de laboratorio son utilizadas para mostrar evidencias de poliomielitis anterior
y para excluir otras enfermedades: electromiografía (EMG)revela señales de reinervación y denervación
tanto en músculos sintomáticos como no sintomáticos.

Mediante biopsia muscular se descubre la presencia de fibras musculares agrupadas como resultado de
la reinervación, y la presencia de hipertrofia de fibras musculares como una compensación por la pérdida
de fibras musculares.

No se dispone de ningún tratamiento curativo de la SPP.
El manejo es preferiblemente multidisciplinario y presenta el objetivo de reducir el empleo
de la musculatura así como establecer un equilibrio entre la demanda y la capacidad muscular.
Esto se consigue mediante la realización de ejercicios, utilización de aparatos de ayuda y mediante
cambios en el estilo de vida. La etiología de SPP es poco clara. Actualmente se cree la hipótesis que
las fibras musculares padecen una denervación debida a la degeneración distal de los axones de las
unidades motoras aumentadas.
Revisor(es) experto(s) Dr. F. [Frans] NOLLET

Archivo del blog